:::: MENU ::::

Newsletter octubre’15

Newsletter octubre’15

La seguridad informática: un valor al alza

Los ciberataques están a la orden del día. No tenemos más que darnos una vuelta por la prensa diaria para ver los daños que los ataques de hacking son capaces de infringir a la seguridad y privacidad de instituciones, individuos y organizaciones de todo tipo.

A pesar de ello, llama la atención que muchas compañías no ponen los medios mínimos necesarios para poder defenderse ante estos ataques, con lo que la tarea para quienes deseen tener acceso a esos datos se ve poco o apenas nada dificultada.

¿A qué se enfrenta la seguridad informática?

En este contexto, ¿cuáles son los principales retos a los que los profesionales de la seguridad informática nos enfrentamos? Veamos algunos de ellos:

Diversificación tecnológica. Los responsables de seguridad informática habrán de ser capaces de afrontar un escenario tecnológico cada vez más diversificado. Si bien antes era relativamente sencillo para la empresa velar por la protección de los datos que manejaba, hoy en día con la irrupción del modelo de cloud computing o gestión de información en la nube, la cosa se complica. Además, la diversidad de dispositivos desde los que se accede a la información es muy variada, y a esto se une la tendencia de que los empleados lleven sus propios dispositivos (BYOD), como vimos en un post anterior. Mantener el control en este entorno resulta sin duda cada vez más complejo.

Recortes en los presupuestos de seguridad. Los recortes también han llegado a las áreas de las TI, y aunque el futuro parece que empieza a mejorar por la conciencia de las empresas sobre la importancia de la seguridad, todavía se resiente la falta de presupuesto suficiente en este área.

Falta de profesionales cualificados. No nos cansamos de destacar la demanda creciente de profesionales cualificados en materia de seguridad informática. Dada la escasez de estos, las empresas se encuentran con dificultad a la hora de seleccionar y retener al personal apropiado.

Amenazas cada vez más peligrosas y sofisticadas. Los hackers han dejado de ser aficionados que se planteaban retos para burlar las barreras de los sistemas a instituirse como auténticos cibercriminales, con un ávido interés de perjuicio y robo de datos que les facilite un rendimiento económico.

¿Cómo afrontar estos nuevos retos?

En la lucha contra el malware y el hacking, tanto a nivel particular como, especialmente desde el punto de vista empresarial o institucional, existen una serie de grandes áreas que no deberían dejarse al azar.

Formación de los usuarios. Hace unos años resultaba relativamente sencillo identificar los correos maliciosos de pishing. Hoy en día, esos correos vienen en nombre de alguien conocemos, haciendo referencia a un proyecto sobre el que estamos trabajando, por ejemplo. El modo más probable de que el usuario sea capaz de discernir si un correo puede resultar o no sospechoso es a base de formación, de entrenamiento que le permita afrontar el reto de unas amenazas cada vez más sofisticadas.

Aumento de la privacidad por defecto. Por desgracia, cada vez somos más conscientes de que nuestra privacidad en la red es prácticamente una utopía. Sin embargo, hemos de luchar por tratar de garantizarla en la medida de lo posible. Por ello, especialmente desde el punto de vista de los datos que manejan las empresas, hemos de buscar el cifrado por defecto para tratar de proteger nuestros datos y los de nuestros clientes.

Las empresas están contratando a expertos en seguridad para dar muestra de su preocupación por garantizar la protección de los datos de sus clientes y empleados, y esto nos hace ver un rayo de esperanza.

Mayor cooperación de los distintos agentes. Del mismo modo que existe una coordinación entre hackers y spammers, debería compartirse la inteligencia colectiva que generan quienes velan por la seguridad informática (empresas, antivirus, etc.).

Por no hablar de los acuerdos internacionales para establecer penas contra los delitos cibernéticos, que se muestran actualmente poco ajustados a la realidad.

En definitiva, se nos plantea un futuro próximo complejo y cambiante, que requerirá de una gran capacidad de constante adaptación y en el que los profesionales mejor cualificados podrán desarrollar una prometedora carrera al servicio de la seguridad.

    Newsletter
  • 26 / 10 / 2015
  • Comments Off on Newsletter octubre’15

Contenido alternativo en caso de fallo. Este contenido solo será visible si falla en cargar el archivo SWF

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies